Norma genérica: Cumplimentación de una Declaración de Salud satisfactoria del asegurado. Para la validez de la póliza, la compañía aseguradora ha de “dar el visto bueno” o aceptar dicho cuestionario.
Norma específica: para asegurar capitales elevados (varían según las diferentes compañías), además de la Declaración de Salud, el asegurado habrá de presentar un reconocimiento médico.
Será gratuito: la compañía orientará al asegurado sobre los centros médicos a los que puede acudir.
La póliza no entrará en vigor hasta que el resultado del reconocimiento sea aceptado por la Compañía.
La edad actuarial del asegurado es la que se tiene en cuenta a la hora de contratar. Esta es la del cumpleaños más próximo a la fecha de contratación de la póliza.
Podrán ser asegurados aquellas personas físicas cuya edad actuarial sea inferior a 65 años y sean asegurables por cumplir de forma satisfactoria los requisitos exigidos por la compañía.

Para la concesión de una hipoteca, no es necesario hacer el seguro de vida con la entidad financiera con la que la ha negociado. Tiene total libertad para elegir la compañía aseguradora, siempre que designe como beneficiaria a dicha entidad.