El seguro de hogar es una póliza con una gran amplitud de coberturas. Se asegura la vivienda descrita en el contrato, así como el mobiliario, joyas, alhajas y dinero contenidas en la misma, que sean propiedad del asegurado o de las personas que convivan con él, o las disfruten en usufructo o alquiler.

Asimismo, se da cobertura a una serie de cuestiones que no están necesariamente vinculadas con la vivienda como puede ser la Responsabilidad Civil Familiar o los atracos fuera de la vivienda.