Establecer el valor del capital asegurado de continente: lo que se asegura es el valor de reconstrucción de la vivienda, sin tener en cuenta el valor del suelo ni el valor comercial. Por ello, el capital asegurado siempre será más bajo que el precio de mercado de la vivienda para no incurrir en sobreseguro (asegurar algo por un valor superior al que la compañía va a pagar) y evitar de esta forma pagar más prima de la necesaria. Las compañías aseguradoras suelen dar una orientación si se les facilita el dato de los metros cuadrados que aparecen en escritura.
Realizar la contratación en función del capital asegurado.
Cuestiones a tener en cuenta:
Concesión de hipotecas: no es necesario hacer el seguro de hogar con la entidad financiera con la que la ha negociado. Hay libertad de elección de compañía aseguradora, siempre y cuando designe como beneficiaria a la entidad que realice el préstamo, incorporando en la póliza una cláusula hipotecaria si así lo exigen
Joyas y los objetos de valor normalmente tienen un tratamiento especial dentro de las pólizas.